Skip to main content


19 de mayo de 2022
LOS EQUIPOS DE INVESTIGACIÓN QUE FIRMAMOS ESTE COMUNICADO
REPUDIAMOS LA VIOLENCIA, Y LA CAMPAÑA ESTIGMATIZANTE Y RACISTA
HACIA EL PUEBLO MAPUCHE / MAPUCHE-TEHUELCHE Y EL CONJUNTO DE
LOS PUEBLOS ORIGINARIOS
Desde diferentes equipos universitarios, que trabajamos con el pueblo mapuche/mapuche-
tehuelche desde hace años, manifestamos nuestra preocupación ante la escalada de noticias de
alto contenido xenófobo y racista. La violencia discursiva se ha ido hilvanando a partir del proyecto
de ley presentado por un grupo de diputadas y diputados, que propone la derogación de la Ley
nacional Nº 26.160 (de “emergencia en materia de posesión y propiedad de las tierras que
tradicionalmente ocupan las comunidades indígenas originarias del país”).
Como es habitual en estas situaciones, comienzan a circular falacias, tergiversaciones y discursos
estigmatizantes hacia el pueblo mapuche/mapuche-tehuelche que se vienen multiplicando por
estas horas. Como especialistas en el tema, hemos clarificado y respondido en reiteradas
ocasiones a estos argumentos, carentes además de toda base científica (y a veces de toda lógica),
que solo buscan generar sentimientos de odio y racismo en la sociedad. Como ya hemos señalado
ante campañas comparables, nos preguntamos si en este contexto particular, y frente a las
enormes dificultades económicas de vastísimos sectores sociales –tras años de recesión
económica–, ciertos grupos apelan (y promueven) un histórico “chivo expiatorio” como forma de
desviar el foco frente a la falta de soluciones a estos problemas.
Diferentes medios de comunicación nacionales y, varios de la provincia de Neuquén, Chubut y Río
Negro, han publicado sendos análisis parciales y estigmatizantes, en los cuales encienden falsas
alarmas en torno a dos ejes estructurantes para los pobladores patagónicos: la propiedad y la
soberanía. Más allá del impacto que buscan lograr, esgrimen un posicionamiento que desconoce
los derechos de los pueblos originarios en sus territorios ancestrales. Muestran, además, un
desprecio repudiable por lo estipulado en la Constitución Nacional (art. 75 inc. 17), así como en
otras normativas nacionales e internacionales –entre las que se encuentran el Convenio 169 de la
Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Declaración de Naciones Unidas sobre los
derechos de los Pueblos Indígenas–, que reconocen derechos particulares a los pueblos
originarios.
La mencionada Ley nacional Nº 26.160 resulta de vital importancia para las comunidades
indígenas de Argentina. Su sustento está constituido por las formas de despojo territorial que
marginaron a los pueblos indígenas a “tierras fiscales”, mientras otros sectores las utilizaron para
especular en el mercado inmobiliario. Por lo expuesto, juzgamos primordial continuar y finalizar
con los relevamientos pendientes, para dotar a las cientas de comunidades afectadas a lo largo y
ancho de la Argentina de mayor seguridad jurídica, y brindarles la posibilidad de acceder a
diferentes políticas, programas y a otras legislaciones, que se entrelazan con la Ley nacional Nº
26.160 (entre las cuales se encuentra, por ejemplo, la Ley nacional Nº 26.331 de bosques nativos).
No es casual, por lo tanto, que desde ciertos sectores vinculados al poder económico no se
cuestione esta norma por sus limitaciones, sino por sus aciertos.
La Ley nacional Nº 26.160 es el recorrido necesario que posibilita, a futuro, una legislación
específica que regule la titulación de las tierras relevadas de los pueblos indígenas, en la que se
incluya el procedimiento administrativo y judicial pertinente para realizar el reconocimiento
constitucional de las mismas. El objetivo es, así, pasar de una ley de emergencia, a una ley
permanente con presupuesto asignado y de ejecución efectiva; una deuda histórica que nuestro
país tiene para con los pueblos originarios.
Por último, reclamamos que cese toda forma de violencia hacia los pueblos indígenas, y en
particular hacia el pueblo mapuche/mapuche-tehuelche, y que se haga efectivo lo estipulado en el
marco normativo vigente en Argentina.
Programa “Etnicidades y territorios en redefinición“, SEANSO-Instituto de Ciencias Antropológicas,
Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA).
Cátedra de Extensión Rural del Asentamiento Universitario San Martín de los Andes de la
Universidad Nacional Del Comahue (UNCo).
Programa de Arqueología Histórica y Estudios Pluridisciplinario (PROARHEP), Departamento de
Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Luján.
Cátedra Libre de Pueblos Originarios, Universidad Nacional de Tierra del Fuego AeIAS (UNTDF).
Grupo de Estudios sobre Memorias Alterizadas y Subordinadas (GEMAS).
Equipo de Investigación Niñez Plural. Instituto de Ciencias Antropológicas, Facultad de Filosofía y
Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Universidad de La Plata (UNLP).
Red de Información y Discusión sobre Arqueología y Patrimonio (RIDAP).
Núcleo de Etnografía Amerindia (NuEtAm), Sección Etnología, Instituto de Ciencias Antropológicas,
Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA).
Red de Investigadores en Genocidio y Política indígena. Instituto de Ciencias Antropológicas,
Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA).
Programa Espacios, Políticas, Sociedades del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la
Universidad Nacional de Rosario.
Plataforma Interdisciplinaria La Violencia en el Espacio.

gabrielb reshared this.